Lobby » Entradas » Dieter Rams, un referente del Diseño y el Desarrollo

Dieter Rams, un referente del Diseño y el Desarrollo

«Menos, pero mejor». La máxima que Dieter Rams entrega al mundo, una forma de vida racional, que se erige en la Alemania de la posguerra, en la que se empleó al diseño como herramienta para el desarrollo.

Si quieres escuchar este tema entre vivencias y risas, acá te dejamos el episodio del podcast.

El texto fue publicado originalmente en diconexiones.com, a finales del 2013. Lo he actualizado. Ahora con letras más agudas en mi posición.

¿Quién es Dieter Rams?

Dieter Rams es un diseñador industrial alemán, representante del funcionalismo y referente de la ética en el diseño y del desarrollo de su país. En la década de 1970, Dieter preocupadísimo por el estado del mundo que lo rodeaba -no me imagino cómo ha de estar ahorita-, se cuestionó si lo que diseñaba estaba bien; entonces en contrarrespuesta a «una confusión impenetrable de formas, colores y ruidos» creó el decálogo del Buen Diseño, con base en la sostenibilidad y la longevidad de los productos como forma de estilo de vida. De ahí nace «el menos, es mejor». Pretty nice!

Buen Diseño significa crear productos útiles que la gente disfrute usando: productos que son enormemente funcionales, fáciles de usar y resistentes.

Dieter Rams

Dieter es el Señor Braun, aunque la compañía no continuó al pie de la letra con sus preceptos; es el ojo de Vitsoe, y están felices de tenerlo. También es como el «padrino» de diseño Jonathan Ive, quien lo tomó como referente para diseñar los productos Apple que impactaron al mundo, pero aún así aplican la obsolescencia programada.

En el documental que Gary Hustwit hizo de él -recomendadísimo, btw-, se le proclama como el primero y el último (hasta la fecha) gran diseñador industrial. Y mira que hasta sí.

Dieter en sus inicios y la República Federal Alemana

«La indiferencia hacia la gente y la realidad en la que viven es el único pecado capital en el diseño»

Dieter Rams

La frase en cuestión no debe pasar por debajo de la mesa. Dieter vivió una guerra y sus consecuencias, eso de seguro lo hizo más reflexivo y empático.

Dieter fue parte del equipo de diseño de Braun desde 1955. Tanto él como la compañía son de Hesse, uno de los estados occidentales de Alemania, el cual en el momento de la repartición del territorio a los aliados quedó en manos de Estados Unidos y Francia, representantes del capitalismo y el liberalismo por excelencia.

Éste es el punto que me interesa, enlazar el progreso de la República Federal Alemana (RFA) con el trabajo de Dieter, quien fue de cierta manera partícipe del Milagro Económico Alemán. Un periodo de posguerra de baja inflación y rápido crecimiento industrial que permitió la reactivación de esa parte de Alemania. Braun, empresa insignia de ese mercado, enalteció el racionalismo en los productos y catapultó a Dieter como un diseñador prolífico.

Una ilustración que hice de Dieter Rams

El diseño y el desarrollo de la Alemania Occidental

Alemania vivió tiempos turbios una vez que cae la República de Weimer. El autoritarismo y la guerra propiciada por el régimen nacional socialista, o sea el nazismo, hundió al país. Le siguió una división profunda de la sociedad por ideologías contrapuestas, que dieron paso a que un muro fuese la frontera entre el Occidente y el Socialismo.

La RFA fue saliendo del aislamiento y la destrucción de la II Guerra Mundial a inicios de los años 60, impulsada por la producción y por la economía de mercado. Ese lado de Alemania se caracterizaba por: tener empresas manufactureras de gran potencial, como Braun; contar con buenos recursos humanos, como Dieter Rams, creer en el diseño; y abastecer un mercado expectante de novedad, hacerlo crecer y exportar el buen diseño.

La política de la RFA era abiertamente capitalista, con una economía orientada hacia el mercado social (die Soziale Marktwirtschaft) apoyada por Estados Unidos de América. En contraposición a su hermana oriental, la cual vivía bajo los cánones soviéticos de calidad (?) de vida, un estado socialista, comunista finalmente. Las dos Alemanias hoy están unificadas en un estado abiertamente democrático.

Sin embargo, es notable la diferencia de desarrollo entre un lado y el otro. Aunque se puede hablar de cuánto ayuda la geografía, y de que la globalización movió a muchas empresas de Alemania a otros países.

Reflexión. Dieter Rams y el diseño como herramienta de desarrollo

El capitalismo ha permitido el poderío económico de varios países a partir del fomento de la industria privada y la industria manufacturera, que es el espacio nativo del diseño industrial, desde donde se generan aportes a la sociedad y se comenten actos super irresponsable. No es el sistema ideal. Obvio que al capitalismo le toca mejorar y mucho, sobre todo en tema éticos y de sostenibilidad, en los que Dieter es vanguardia con su decálogo del Good Design.

El progreso empresarial que Braun experimentó se logró a través del «menos, pero mejor». El funcionalismo, la innovación técnica, la longevidad de los productos y el buen diseño. Claves que podrían distinguirse en el impulso de la RFA, que catapultó a Alemania como potencia económica. Si algo así se llegase a aplicar en Venezuela cuando toque reconstruirla, si es que se da, se arrancaría con buen pié, porque se restituirá la evolución social y productiva, que permite generar bienestar. Puntualizo en mi país, pues el caso que me ha tocado vivir (aunque pudiese hablar de Argentinita, también).

Ojo. No estoy siendo evangelizadora del capitalismo, mas sí acuso al «socialismo» de la involución a la que llevó a varios países, como el mío. Lo que sí evangelizo es al buen diseño, ese sí es un acto social.

Dieter se lo debemos al Oeste

La contribución de este alemán en el oeste ha sido más trascendental que la de aquellos que por vivir en sistemas autoritarios y plenos de regulaciones gubernamentales, no hemos tenido tanta «salida» al exterior estando en nuestro hometown. De nuevo en busca de trochas y caminos verdes para encontrar bienestar y seguir con el diseño.

A Dieter se lo debemos al Oeste. Y sí, por no haber vivido en la Alemania Socialista él pudo trabajar en diseño, ser jefe de Braun, postular su decálogo del Good Design, exportar su visión y hacerla global.

En estas líneas puedo pecar de reduccionista. Es un tema sumamente complejo y que nunca dejará de ser tenso. No me inclino hacia una doctrina plenamente capitalista, pero mucho menos hacia el socialismo a ultranza, el disfraz del comunismo castrante, ése que menosprecia y menoscaba. Lo he vivido. El socialismo te quita los medios y no te permite el desarrollo de tus habilidades a pleno, si acaso logras sobrellevar el día a día. Por eso doy gracias que Dieter Rams no haya estado en el lado socialista de la Alemania dividida.

¿Te gustó el post? Compártelo en tu TL ☺


¡Epa! ¿Tienes alguna idea engavetada? ¡Sácala y conviértela en un hecho! Tenemos una guía muy cool con herramientas, tips y verdades incómodas, que te ayudará en el proceso.

Guía de Ideas que
quieren ser Hechos

Descarga GRATIS la mini muestra de la Guía.
Canvas de Ideas que quieren ser Hechos

Al enviar tu información das permiso para suscribirte en el Newsletter. Puedes darte de baja en cualquier momento.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Carrito de compra